Paul simon graceland canciones

paul simon – graceland: the african concert descargar

A principios de la década de 1980, la relación de Simon con su antiguo socio musical Art Garfunkel se había deteriorado, su matrimonio con la actriz Carrie Fisher se había derrumbado y su anterior disco, Hearts and Bones (1983), había sido un fracaso comercial. En 1984, tras un periodo de depresión, Simon quedó fascinado por una cinta pirata de mbaqanga, música callejera sudafricana. Él y Halee visitaron Johannesburgo, donde pasaron dos semanas grabando con músicos sudafricanos. Se realizaron más grabaciones en Estados Unidos, con músicos invitados como Linda Ronstadt, los Everly Brothers, el grupo de Luisiana Good Rockin’ Dopsie and the Twisters y la banda mexicano-americana Los Lobos.
Graceland presenta una mezcla ecléctica de géneros, como el pop, el rock, la música a capela, el zydeco, la isicathamiya y la mbaqanga. Simon escribió canciones inspiradas en las grabaciones realizadas en Johannesburgo, colaborando con artistas africanos y estadounidenses. Recibió críticas por romper el boicot cultural a Sudáfrica debido a su política de apartheid. Tras su finalización, Simon realizó una gira junto a músicos sudafricanos, interpretando su música y las canciones de Graceland.

paul simon ladysmith black mambazo

El alegre y vibrante Graceland de Paul Simon, publicado hoy hace 30 años, sigue siendo uno de los álbumes más queridos de la historia del pop. Y también uno de los más controvertidos. Simon se aventuró a ir a Sudáfrica para grabar el álbum con músicos locales, ignorando el boicot internacional establecido por el Comité Anti-Apartheid de las Naciones Unidas. “¿Qué derecho tienen [los gobiernos] a revestirse de moralidad? “Su moral sale del cañón de una pistola”.
Son muchos los que sostienen que el boicot cultural a Sudáfrica fue una estrategia profundamente errónea que perjudicó más que benefició a la población negra a la que pretendía apoyar. Esta opinión la comparten prácticamente todos los músicos que tocaron con Simon en Graceland. “En Sudáfrica, no teníamos ninguna oportunidad”, recordaba el saxofonista Barney Rachabane en 2012. “Podías tener sueños, pero nunca se hacían realidad. Realmente te destruye. Pero Graceland me abrió los ojos y dio un tono de esperanza a mi vida”.
Sin embargo, esta edificante revelación es contrarrestada por Dali Tambo, fundador de Artistas contra el Apartheid, quien consideró que Simon puso las ambiciones del mundo del espectáculo de un puñado de músicos locales por encima de las luchas de una nación. “Estábamos luchando por nuestra tierra, por nuestra identidad”, dijo a The New York Times. “Teníamos un trabajo que hacer, y era un trabajo serio. Y veíamos a Paul Simon como una amenaza porque no estaba sancionado… por el movimiento de liberación”.

paul simon – el chico de la burbuja

A principios de la década de 1980, la relación de Simon con su antiguo compañero musical Art Garfunkel se había deteriorado, su matrimonio con la actriz Carrie Fisher se había derrumbado y su anterior disco, Hearts and Bones (1983), había sido un fracaso comercial. En 1984, tras un periodo de depresión, Simon quedó fascinado por una cinta pirata de mbaqanga, música callejera sudafricana. Él y Halee visitaron Johannesburgo, donde pasaron dos semanas grabando con músicos sudafricanos. Se realizaron más grabaciones en Estados Unidos, con músicos invitados como Linda Ronstadt, los Everly Brothers, el grupo de Luisiana Good Rockin’ Dopsie and the Twisters y la banda mexicano-americana Los Lobos.
Graceland presenta una mezcla ecléctica de géneros, como el pop, el rock, la música a capela, el zydeco, la isicathamiya y la mbaqanga. Simon escribió canciones inspiradas en las grabaciones realizadas en Johannesburgo, colaborando con artistas africanos y estadounidenses. Recibió críticas por romper el boicot cultural a Sudáfrica debido a su política de apartheid. Tras su finalización, Simon realizó una gira junto a músicos sudafricanos, interpretando su música y las canciones de Graceland.

paul simon bajo el cielo africano

“The Boy in the Bubble” es una canción del cantautor estadounidense Paul Simon. Fue el tercer sencillo de su séptimo álbum de estudio, Graceland (1986), publicado por Warner Bros. Records. Escrita por Simon y Forere Motloheloa (un acordeonista de Lesotho), su letra explora el hambre y el terrorismo, yuxtapuestos con ingenio y optimismo.
El sencillo, publicado en febrero de 1987, obtuvo buenos resultados en las listas de éxitos de todo el mundo. En Estados Unidos, tuvo éxito sobre todo en la lista de álbumes Rock Tracks, donde alcanzó el número 15. Fuera de los Estados Unidos, “The Boy in the Bubble” fue un éxito en el top 20 en los Países Bajos, y en el top 30 en el Reino Unido y Bélgica.
La canción conserva la única letra que Simon consiguió componer en su viaje a Sudáfrica: “La forma en que la cámara nos sigue en cámara lenta, la forma en que nos vemos todos”. Las imágenes del vídeo, dirigido por Jim Blashfield,[1] se inspiraron en fragmentos de películas del asesinato de John F. Kennedy, así como del intento de asesinato de Ronald Reagan.[2] El título de la canción se inspiró presumiblemente en los casos médicos de David Vetter y Ted DeVita.[3]