God of war 4 critica

God of war pc

Hacia la mitad de God of War, Kratos y su hijo Atreus están sentados en una canoa en medio de un lago, escuchando atentamente a una cabeza incorpórea que relata los dramas chabacanos y trágicos de los dioses nórdicos. La cabeza habla con el gusto de un columnista de cotilleos y la suavidad de un locutor de radio. Kratos y su hijo se muestran respetuosos con el orador, y sólo le interrumpen con alguna pregunta para que se aclare. El hecho de que este momento de serenidad no suene a falso, y menos aún que caiga en el tedio, habla del tremendo esfuerzo realizado por los creadores de God of War para cambiar el tono, el estilo y las expectativas de una de las franquicias más queridas pero también más violentas y libertinas de los juegos modernos.
La última vez que vimos a Kratos, todavía disfrutaba emborrachándose con una botella de tinto, participando en una orgía bien iluminada y matando a dioses griegos de formas que un adolescente podría plasmar en un cuaderno de rayas. Él y su franquicia prosperaban con la adrenalina, y cualquier confusión interior servía de trampolín para la ultraviolencia, en lugar de ser un pozo emocional del que sacar provecho. Los tiempos cambian, y el nuevo God of War, en parte secuela (la historia continúa desde donde la dejó) y en parte reinicio (la aventura es más lenta y la caracterización más reflexiva), tiene ambiciones más heroicas para el famoso antihéroe.

Comentarios

Descrito por el director creativo Cory Barlog como una reimaginación de la franquicia, uno de los principales cambios en la jugabilidad es que Kratos hace un uso destacado de un hacha de batalla mágica en lugar de sus características espadas de doble cadena. God of War también utiliza una cámara libre por encima del hombro, con el juego en una sola toma, a diferencia de la cámara cinemática fija de las entradas anteriores. El juego también incluye elementos de videojuego de rol, y el hijo de Kratos, Atreus, proporciona asistencia en el combate. La mayor parte del equipo de desarrollo del juego original trabajó en God of War y lo diseñó para que fuera accesible y con los pies en la tierra. En febrero de 2018 se lanzó un juego corto independiente basado en texto, A Call from the Wilds, que sigue a Atreus en su primera aventura.
Un GIF que muestra a Kratos lanzando el Hacha del Leviatán para congelar mágicamente a un draugr enemigo en su lugar, permitiendo a Kratos atacarlo fácilmente. El HUD del juego puede verse en las esquinas inferiores izquierda y derecha. La izquierda muestra información sobre Kratos, como su salud y los ataques rúnicos que tiene equipados. La derecha muestra información similar para Atreus.

God of war 3

En 2005, God of War fue una de las cosas más geniales que he jugado. El juego de acción de PlayStation 2 era rápido, brutal y tenso. Pero después de varias secuelas y precuelas, tanto su fórmula como su actitud me parecieron rancias. Empecé a poner los ojos en blanco cada vez que Kratos gritaba o arrancaba la cabeza de alguna bestia mitológica.
El God of War de PlayStation 4 cambiará mucho cuando se lance el 20 de abril. Kratos luchará ahora en un entorno nórdico en lugar de en la antigua Grecia. Pero ese nuevo escenario no es el cambio más radical. Este God of War es más lento, menos sangriento y menos furioso. Kratos ya no es una máquina unidimensional de rabia y venganza. Es un padre que intenta comprender y entrenar a su hijo.
El antiguo Kratos era divertido en esa especie de héroe de acción genérico. Tenía poco desarrollo de carácter. El pasado trágico era para su motivación, no para nuestra contemplación. Kratos era como Hulk. Kratos destroza… bueno, en realidad, Kratos mata. Horrorosamente.
El final de God of War 3 dejaba poco que hacer al espartano. Había matado a todos los dioses y se había vengado. Entonces, ¿cómo acaba en estas tierras de los nórdicos? ¿Cómo encontró el amor y una familia después de todo lo que pasó? Estas preguntas crean un interés inmediato en el renacimiento.

God of war 4 critica 2021

A lo largo de la trilogía original de God of War y de multitud de spinoffs, el personaje principal de la serie era poco más que una caricatura. Era la rabia encarnada. Había una historia que enlazaba sus violentas aventuras a lo largo de la mitología griega, por supuesto -una búsqueda de venganza, naturalmente-, pero no puedo decir que recuerde mucho de ella. Todos los golpes eran iguales: los dioses habían hecho algo que enfurecía a Kratos, y éste se disponía a matarlos. Aclarar y repetir, y luego volver a aclarar con abundantes cantidades de sangre.
Por ello, me acerqué al nuevo juego -un suave reinicio que traslada la serie a la mitología nórdica- con más que un poco de temor. Esta nueva historia está protagonizada por un Kratos más tranquilo y apacible. Vive una vida sencilla en el bosque, donde caza para alimentarse y gorronea para conseguir provisiones. Tiene un hijo. Es… una persona. Alguien con pensamientos y sentimientos reales. El juego se presenta como una especie de historia de redención para el fornido guerrero espartano: tras una vida de muerte y rabia, aquí está intentando hacer del mundo, al menos en algunos aspectos, un lugar mejor. Pero tras una década viendo a Kratos como poco más que una nube de cuchillas giratorias, no estaba convencido de que este enfoque pudiera funcionar. Con un número de cadáveres imposible de calcular, ¿merece Kratos siquiera la redención?