Colita fotógrafa

colita, la fotógrafa revolucionaria que sacó de quicio al

Isabel Steva Hernández (Barcelona, 1940) siempre ha sido conocida por su entorno como Colita. Aunque la fotografía ha tenido un gran impacto en su vida, ahora, a sus casi 80 años, ya no es el centro de la misma. Ya no necesita lo que durante décadas fue su forma de vida, su manera de sobrevivir, su forma de divertirse.
Carmen Amaya, la gran bailarina de flamenco, contrató a Colita para sus primeros trabajos. Fue trabajando con Amaya cuando Colita descubrió su amor por hacer retratos íntimos y su pasión por el flamenco. A continuación, Colita viajó a Andalucía y Madrid para fotografiar el mundo del flamenco, las personas que formaban parte de él y sus escenarios. Este trabajo se recoge en su libro “Luces y sombras del Flamenco”, publicado por Lumen.
Colita sabe muy bien que para crear un gran retrato hay que colaborar con el sujeto. Hay que convertirse en un equipo. Luego, el resto es sencillo. Insiste en que el aspecto técnico y quién es el fotografiado no son tan importantes. Lo importante es que la imagen te haga querer conocer a la persona que estás mirando, aunque no sea una persona que reconozcas.

entrevista con la fotógrafa colita

“En los años 70, Barcelona tenía el color de una paloma sucia”. Así define Colita la época y la ciudad en la que se inició en la fotografía y en la que se ha convertido en una de las fotógrafas más emblemáticas de nuestro tiempo. “Era una ciudad portuaria, triste… pero había pequeños lugares de encuentro, como trincheras, donde nos escondíamos un grupo de antifranquistas y adictos a la cultura”, explica.
Joan Manuel Serrat, María del Mar Bonet, Eugenio Trías, Jorge Herralde u Óscar Tusquets son algunos de los “divos” captados por el objetivo de Colita. Personas que “intentaron vivir de la cultura y que, con el tiempo, se han hecho famosos en su profesión”.
El concepto de Gauche Divine fue impulsado por el cronista Joan de Segarra con el objetivo de aglutinar al conjunto de personas que conformaban la vida intelectual de Barcelona. “Cuando vimos que el concepto cobraba tanta importancia, decidimos escribir en una servilleta quiénes éramos realmente, la Gauche Divine”, cuenta Colita. Una lista de la que nació la exposición “La gauche qui rit”, término que juega con el nombre de la marca de queso fundido “La vache qui rit”.

entrevista a colita

Isabel Steva i Hernández, cuyo seudónimo es Colita (Barcelona, 24 de agosto de 1940), es una fotógrafa española. Se formó con Xavier Miserachs i Ribalta y Oriol Maspons i Casades, y comenzó su carrera profesional en 1961 como técnica de laboratorio y estilista de Miserachs[1].
Realizó una serie de proyectos entre 1967 y 1979, en la Escuela de Cine de Barcelona, con directores como Cinto Esteva, Vicente Aranda o Jaime Camino, que pertenecían a un movimiento cinematográfico que nació con la idea de crear un cine europeo y progresista en contraste con la cinematografía oficial del régimen franquista. Colaboró en la promoción de la Nova Cançó, realizando retratos de los cantantes del movimiento, entre ellos Joan Manuel Serrat[1].
A lo largo de su carrera, Colita ha realizado más de cuarenta exposiciones y ha publicado unos cincuenta libros de fotografías. Estilísticamente, está más cerca de las ideas de la Escuela de Barcelona, aunque se la considera una fotógrafa polivalente. Su obra forma parte de las colecciones del Museu Nacional d’Art de Catalunya[2].

retrato fotográfico intimista – curso online de marta mas

Nacida en Barcelona en 1940, Isabel Steva Hernández es una fotógrafa conocida como Colita, que se inició en la profesión en los años 60.    Tras conocer a la bailaora Carmen Amaya, se enganchó al flamenco y se trasladó a Madrid, donde fotografió a artistas como La Chunga o Antonio Gades.      También ha colaborado con revistas como Fotogramas, Tele/eXprés o Mundo Diario.
A lo largo de su carrera, que abarca más de cuatro décadas, ha realizado más de 40 exposiciones y ha publicado más de 30 libros de fotografía. En 2018, y coincidiendo con el 40 aniversario de la Constitución Española, se organizó la exposición El poder del arte en el Senado y el Congreso de los Diputados, en la que Colita expuso 40 obras de la colección del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.
En 2012 fue nombrada Doctora Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Barcelona y recibió el Premio Nacional de Fotografía en 2014, que rechazó por la situación de la cultura en España.